miércoles, 16 de febrero de 2011

TEMPORADA DE CAZA MAYOR


Ya pasaron Los Andes y Defensores (4to) y vendrá el sábado Estudiantes (2do), luego Chicago de visitante (3ro) y finalmente en casa recibiremos a Comunicaciones (5to). En pocas semanas nos enfrentamos a los gordos de la categoría, a los grandes, a los que justifican cualquier esfuerzo realizados por los dirigentes de estar en una divisional estelar del ascenso como la B metropolitana. Estoy feliz por el hecho histórico y por el rendimiento deportivo. En ocho fechas nos convirtieron dos goles y si bien en las últimas cuatro anotamos en dos oportunidades (demasiado poco a juzgar por los delanteros que tenemos), vemos un futuro competitivo más claro y optimista.
Ayer completamos un partido interminable frente a Defensores de Belgrano y en esencia y a pesar de la actitud de los de Kopriva de buscar los tres puntos, somos conscientes que cotejamos contra uno de los mejores, con la defensa menos vencida y jugadores grosos que nos costó vencer. Ya se había perfilado lo complicado del partido allá por diciembre del 2010 cuando la lluvia corto todo. Y ahora no fue diferente. Barracas le planteo una lucha intensa en el medio para que el dragón no progrese, pero carecimos de profundidad. Centros sin destino, pelotazos a la cabeza de Matos, que el delantero bajaba para compañeros inexistentes, exceso de individualidad y habilidad sin final feliz. Maraschi retrasado ocupando la posición dejada por Cáceres Silva; movedizo, habilidoso y encarador, chocando con el escalamiento visitante, cuya defensa sacó todo de alto. En el mini complemento tuvimos mayor acercamiento a Griffo, pero todo se diluía. Pateamos poco al arco, aunque nuestra mayor virtud fue establecer una solidez defensiva que impedía el avance de los peligrosos delanteros rivales. Nadie cometía el más mínimo error, hasta que un mal pase de los nuestros posibilitó un contragolpe a segundos del final, que derivo en la expulsión de Fernández cuando el atacante de defensores sentenciaba el partido. Tras cartón el tiro libre impacta en el palo y final del encuentro. La suerte nos sigue acompañando, pues tanto Los Andes como Colegiales y Defensores tuvieron reales chances de abrir el marcador y la mala suerte y la impericia a la hora de definir obraron a favor del barraqueño para seguir sustentando esta impecable campaña, esta soberbia actualidad.
Se vienen partidos chivos en esta suerte de temporada de caza mayor y como de caza se trata ,intentaremos capturar a nuestra presa a fuerza de buenos resultados, que se pueden traducir en triunfos, buen juego y goles. Esperemos que no se trabe nuestro rifle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada