domingo, 12 de diciembre de 2010

SUBAN AL ARCA


Siempre que llovió, paró. Y el sábado en Olavaria y Luna cayó un diluvio monumental y en pocos minutos, treinta y cuatro, precisamente, el árbitro Vigliano suspendió el encuentro Barracas Central – Defensores de Belgrano, por considerar que la cancha no estaba en condiciones de soportar el resto del trámite. La lluvia paró, pero el espectáculo no continuó.
Confieso que he visto poco, pues al caer las primeras gotas gordas me fui debajo de la tribuna y allí toda observación era muy limitada. Lo irrisorio del trámite me disculpa de emitir un comentario, pero sí me habilita para dar una impresión, una sensación que resulta de este mini compromiso.
Barracas sale al campo con tres volantes centrales (Orfila incluido) frente a un equipo que pobló el medio y el fondo con hombres altos, que peleaba palmo a palmo toda pelota, que ocupaban criteriosamente los espacios, adelantando sus hombres hasta el medio, presionando a los del fondo. Un Defensores que atacaba peligrosamente por su banda izquierda a través del número 10 que inquietó cada vez que la tenía en sus pies.
Por el lado de Barracas, muy poquito de Campos y los dos de adelante expuesto a los pelotazos que los lungos de abajo desbarataban. Un remate de fuera del área y algún centro fueron las aproximaciones que contabilicé en poco más de media hora.
Me dio buena impresión Defensores de Belgrano, equipo al que hay que atacar y coparle el medio en ofensiva. No se si es un buen negocio esperarlos y contragolpear. Lo que si creo que fue buen negocio que se halla postergado el pleito, porque siempre es bueno barajar y dar de nuevo y como venía la mano se iba a hacer cuesta arriba el compromiso, teniendo en cuenta el estado del campo de juego. Tal vez con otros protagonistas locales y otro piso, podamos dibujar otro partido.
La obra quedó trunca, el agua no lo permitió, esto a pesar del excelente estado del campo de juego. Como aquellas viejas paradas de la C y de la D de otrora, me tuve que volver a casa antes de tiempo, me tuve que subir al arca y zarpar hasta una nueva oportunidad, que seguro será el año próximo, cuando se complete el partido que San Pedro quiso que no finalice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada