sábado, 30 de abril de 2011

EL PATO DE LA BODA


Y le llegó el turno al Pato Franzoni con su humilde General Lamadrid. El carcelero sube a la primera B Metropolitana con el presupuesto más chico de la categoría. Una mezcla de alegría, asombró, cierta bronca y preocupación me apodera en estos momentos. Alegría, pues Franzoni condujo a Barracas Central en un itinerario que lo llevó a hacer buenas campañas no coronadas con el ascenso, contando con cracks de la categoría, lo que representaba una importante erogación de recursos para nuestro club. Pero a pesar de ello no podemos dejar de alegrarnos por su logro personal, pues particularmente yo le he depositado cierto afectos a pesar de su fuerte carácter y de su particular forma de ver el fútbol y de relacionarse con los socios, hinchas, dirigentes y periodistas partidarios locales. Pero también registro cierta bronca, pues a pesar de lo humilde del equipo de Devoto y del laburo que seguramente realizó a lo largo de toda la temporada con sus jugadores, nuestra primera C fue más competitiva que la que tuvo que enfrentar en el lapso 2010-2011, lo que significa que a nosotros todo nos a costado mucho más que a ellos. Asombro, porqué en una categoría plagada de gigantes dormidos, una pequeña institución de la Capital logra infiltrarse por segunda vez en una divisional profesional. Finalmente una preocupación anida en mi alma barraqueña, pues General Lamadrid ha sido por años un equipo significativamente preponderante en los enfrentamientos mano a mano, lo que en la jerga futbolística se traduce en un cierto padrinazgo sobre nosotros y la presencia de Lama en la B no hace otra cosa que enfrentarnos nuevamente con la historia y con su reducido, inexpugnable y poco amigable campo de juego.
Felicito al Pato por el ascenso y al Bochita, su asistente. Nos veremos las caras en la B 2011-2012 y que gane el más mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada