martes, 5 de abril de 2011

DELANTEROS SUPLENTES MATA GALANES


Ganamos y cumplimos con el objetivo pautado. Llegamos a los 51 puntos a expensas de Platense, un grande que no enfrentábamos en Olavarría y Luna desde hace 84 años. Se disiparon los fantasmas del 1 a 1 con Suarez y el equipo jugó un discreto partido con un justo resultado final.
Sufrimos en la segunda parte innecesariamente y pudimos cerrar el partido. Los goles fueron convertidos por Peralta y González. Aunque vimos a un Barracas solidario, menos vistoso, más previsible, errático y repetitivo, el triunfo esconde defectos que seguramente serán trabajados en la semana, ya con Arce y López en el campo.
Barracas arrancó el partido jugando a lo Barracas, abriendo la punta, mordiendo en el medio y jugando al pelotazo para Matos. Maraschi vertiginoso, excesivamente individualista, peleando contra molinos de viento, sin poder cerrar ninguna jugada y hasta no efectivo en tiros libres. La defensa tuvo baches por derecha aprovechados por el 10 rival, quien nos complicó con algunos centros.
La etapa pasó sin pena ni gloria hasta el cabezazo de Peralta tras el corner ejecutado por el paraguayo, estampando el 1 a 0. La segunda parte nos sorprende con un Platense adelantado, abriendo a las puntas, sin profundidad y dejando baches profundos en el fondo, que Barracas no pudo aprovechar, pues no verticalizábamos de contra y el arco nos quedaba lejos. Inquietamos con algunos arrestos individuales y centros intrascendentes. La lesión de Matos nos deja sin un referente de área, lo que nos daba más trabajo progresar en ofensiva.
El ingreso de Gonzales y Grecco posicionó a Barracas con una delantera rápida, vertical y explosiva, pero por sobre todo solidaria y ya sin el paragua, ni Federico, el camionero no claudicó y en una gran combinación de los delanteros ingresados, llega el cierre del score en una gran jugada de Gonzalito.
Volvió a mi criterio la delantera ideal, la avanzada efectiva que debiera tener más continuidad, especialmente de visitante, pues estos rapiditos aprovechan errores y espacio que nos regalan los rivales, que junto a un media punta que los asista, seguramente llenará de goles la ofensiva barraqueña.
Es un pecado tener en el banco 13 o 14 goles desperdiciados. Hoy la delantera suplente se quedó con la más linda y dejaron sin nada a los galanes hegemónicos, quien frente a Platense finalizaron con las manos vacías.
Cincuenta y un puntos, un excelente regalo de cumpleaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada