miércoles, 22 de septiembre de 2010

SOY ALCAHUETE Y CHUPA MEDIAS


Revisando el diccionario de la Real Academia Española, recalé en la palabra PROGRESISTA y allí tomé su definición: (Con ideas avanzadas, y con la actitud que esto entraña). A partir de allí comencé a definir conceptos e ideas referidas a ciertas críticas recibidas en este portal, con referencia a opiniones que he vertido sobre la gestión del presidente de Barracas Central, Claudio Tapia, como dirigente en AFA y esa pintura descriptiva que me llevó a puntualizarlo como un directivo progresista .
Para nosotros, los barraqueños, ¨Chiqui¨ ha representado desde el 2001 a esta parte a un refundador del club. Independientemente de las críticas internas y externas que le han llovido y de su estilo político, el hombre ha mantenido rasgos característicos intactos que le venimos conociendo desde que era un pibe. Nunca modificó su modo de ser, el joven humilde, generoso, amistoso y afectivo que era entonces, lo sigue siendo ahora. Lo mismo ha sucedido con su liderazgo, que lo ha llevado a ser considerado un directivo de fuste en el fútbol de ascenso.
Yo no soy su amigo y no he perdido el espíritu crítico para juzgar su desempeño a cargo de la primera magistratura de la entidad. Pero a los largo de los años, mis sospechas sobre cierta incapacidad de misión, deseo de poder y manejo de voluntades, fueron infundadas con trabajo, frente alta, honestidad y ese obsesivo deseo de nuclear a todo un club en una sola familia, que le valió a ganarse el respeto y el cariño de gran parte de los hinchas y de lo socios de mi querido club.
Desde luego que tiene enemigos, quien de los que trabajan y poseen cierta predicación y vuelo propio no los tiene. Lo cierto es que todo hombre que posea raíz sindical, es sospechado de patota, de mafia, de corrupto, de apretar rivales y adversarios. En el imaginario general rige ese axioma que a él no le cabe y quienes lo conocemos, sabemos la calidad humana que posee.
Si opinar como opino del presidente de mi club, me lleva al rango de funcional, chupa medias y alcahuete, con gusto lo asumo. A partir de este momento, el titular y responsable de este blog ha de ser un adulador empalagoso y edulcorado de una gestión ejemplar.
Temo que es imposible conformar a todos, explicarle a muchos que no entienden el porqué de las cosas, la intención y el perfil de hombre y torcer las críticas malsanas de un grupo de adversarios, enemigos, malas leches, anónimos turros de aquí y de allá, que de dentro y fuera de AFA y hasta dentro y fuera del mismísimo Barracas Central, enfundados en esa condición de veedores de la decencia, cacarean en el libro de visita de un portal deportivo, vendiendo moralina y conductas que seguro que ni ellos seguirían.
Este alcahuete y chupa medias eleva el grito que alguna vez exclamó El Quijote ....¨ladran Sancho, señal que cabalgamos...¨

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada