sábado, 27 de agosto de 2011

ES UN BUEN MOMENTO NIEMBRO


Es un buen momento para Barracas Central luego de una semana cargada de dudas tras la derrota frente a Colegiales. Un buen momento porque se le ganó con autoridad a un Nueva Chicago que se comía a los chicos crudos, que venía con el arco invicto y con siete goles en dos partidos a su favor, que conocía la cancha de Barracas luego de haber vencido a Lamadrid y que además es uno de los favoritos de ganar el torneo.
Barracas ganó por dos a uno luego de ir perdiendo uno a cero, tras una nueva desatención defensiva que posibilitó que el Torito marque sin haber hecho nada para la victoria.
Todo fue de Barracas de el inicio al fin y si Chicago inquietó fue más por empuje que por fútbol, fue más por errores y algunas desatenciones en las bandas, que por el propio peso específico de sus individualidades.
Desde el vamos los de Mataderos mostraron dos caras, una defendiendo y otra distinta en ofensiva. Barracas por su parte planteó una línea de cuatro con un Torres en el medio batallador y con dinámica. En el medio se combatió pelota a pelota. Fariña y Orfila, recostado a la izquierda, marcaban, molestaban y cortaban circuitos. González movedizo y un Matos que bajaba todas, aguantaba el partido, pivoteaba y generaba situaciones como un cabezazo que pudo ser gol. Y llega ese gol por una avivada de Fariña tras pinchar la pelota por rebote, aprovechando que el arquero Gómez se encontraba en el suelo lesionado y 1 a 1.
A partir de allí Chicago se fue del partido y Barracas creció. Y ese crecimiento aumentó en el segundo tiempo con el ingreso de Gustavo Pastor, quien le dio proyección, velocidad y vértigo a sus mandadas por la izquierda. En una de esas subidas le gana a la marca y manda un centro que la figura de la cancha, Sebastián Matos manda a la red y delirio local. Se caía el imperio de emperador Finaroli.
Es un buen momento Barracas pues pudimos cambiar a tiempo mechando las nuevas incorporaciones, utilizando viejos valores que subieron su nivel individual como Torres, moviendo las piezas a favor de mayor tenencia, contención y profundidad. El campeonato es largo como este plantel, que usado en su medida y armoniosamente catapultará a Barracas a una candidatura por añadidura.
Falta mucho y se ganó un partido importante, el partido de la confianza. No somos unos perros ni los mejores por el momento, pero vamos por buen camino. Esperé cuarenta años para vivir este momento, el momento de ganarle por segunda vez en la B a Chicago, de tenerlos de hijos en cuatro partidos en el profesionalismo reciente. El momento de vivir con mis amigos tribuneros la alegría de saber que los medios hablan de mi club, que decenas de periodistas nos visitan y nos relatan radios importantes en el ascenso. El momento de matar elefantes, de creer, de corregir errores, de ambicionar algo más. Y como Closs le dice a ese conspicuo hincha de Chicago que es Fernando Niembro, ES UN BUEN MOMENTO Niembro, pero para Barracas Central, para el Barracas que hoy hizo historia en Olavarría y Luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada