martes, 8 de marzo de 2011

MAL DIA PAL` GAUCHO


De carne somos. En definitiva en la tarde del martes le demostramos a todos que somos seres humanos, que podemos perder, que podemos jugar mal y que un equipo de medio pelo nos puede embocar y dejarnos con las manos vacías.
Veníamos dulces, con triunfos y empates frente a los encumbrados y nos esperaba una suerte de becado en la categoría que venía haciendo bien los deberes para mantenerla, perdiendo más de la cuenta, pero sobreviviendo de los puestos de abajo. En su flamante cancha, misma que hace dos fechas lo vio derrotado frente a Sportivo Italiano, Villa San Carlos se hizo fuerte ante la revelación de un torneo muy parejo que nos tuvo como perdedor en tan solo tres oportunidades.
A los seis minutos nos convirtieron en un primer tiempo donde amanecimos dormidos y erráticos. Tras cartón la expulsión de Orfila y todo se transformó cuesta arriba. La entrada de Almada Flores para equilibrar el medio por Grecco nos restó potencia ofensiva.
Pero hubo una segunda parte donde A La Carga Barracas, el conjunto de Kopriva se volcó al ataque con más garra que fútbol y allí se generaron algunas situaciones para emparejar, con un Peralta enorme, que por momentos la jugó de delantero.
Pero no pudo ser, hay días en los que las cosas no te salen del todo bien. Y un equipo como Barracas, que le habían convertido tres pepas en 10 partidos, hoy no supo dar vuelta el pleito ante el gol tempranero que rompió el partido.
Ahora viene Sportivo Italiano, que se quedó sin técnico, que viene de perder con Morón y es una buena chance de revancha.
Confieso que no vi el partido, que lo he escuchado como pude por Actualidad Barraqueña, que en una transmisión un tanto accidentada me llevó las imágenes a mi computadora. Pero a pesar de todo quiero entender que se dejó todo en la cancha, que tenemos un equipo poderoso, con delanteros potentes que requieren de asistidores que le clarifiquen su trabajo. He entendido que con cuatro delanteros en cancha a veces no se logra convertir y a veces necesitamos una cabeza pensante.
Hemos perdido con uno del montón, en una cancha hostil, frente a un árbitro localista que se comió un penal y expulsó apresuradamente al Chano, con una policía partidaria que no brindaba garantías y en un clima de agresiones con barras locales en los vestuarios, pero una mala tarde la tiene cualquier gaucho y Barracas ha de saber capear el temporal. El sábado el fútbol nos pone un nuevo escalón para seguir subiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada