domingo, 5 de junio de 2011

SE BUSCA UN TORERO


Y al fin llegó el momento de jugar el reducido. No hubiésemos querido llegar a esta instancia de disputar un pleito con desventaja deportiva, obligados a ganar de visitante y frente al Boca de la primera B. Pero Barracas Central está acostumbrado a los grandes desafíos, a las hazañas deportivas que lo vienen haciendo grande día a día, protagonista y hasta temido contendiente por parte de los rivales.
No venimos de buena forma; dos derrotas seguidas no son una buena carta de presentación para tan importante evento. La limpieza de las tarjetas emulsionó un equipo que venía aceitado y con cuatro victorias al hilo. Muchos de los hombres que fueron importantes en una parte de la temporada, hoy no se encuentran en buen nivel y eso me preocupa.
Matos y González alejados del gol; Grecco desconocido, extrañamente errático en la definición. Almada Flores, que combina un buen partido con dos o tres fechas de intrascendencia e imprecisión. Torres, que fue importante en la primera rueda, hoy no es el elemento que equilibra al equipo. El paraguayo intermitente y poco participativo del juego ofensivo. Maraschi individualista.
Desde luego que la oferta de fútbol creativo se ve en desventaja con lo que este equipo propone en la recuperación y la marca. Fariña y Orfila se perfilan como lo mejor de este conjunto, bien acompañado por un Arce, que además llega al gol. Los del fondo sólidos; López, Peralta, y Bojanich impecables, son la carta bajo la manga para mantener el arco en cero de un impredecible , pero milagroso Elías Gómez.
Después vienen los demás; los Fernández, los Pablo, un discontinuo Ciavarelli, que a mi modo de ver, es uno de los jugadores más importantes de Barracas, junto al Chino, y que no fueron tenidos en cuenta por X motivos en esta segunda parte del campeonato.
Se ganó, se perdió poco, se sumó y eso fue importante para mantener la categoría. Ahora viene un bonus track que no es otra cosa que el reducido. Se viene Chicago, se viene la televisión y ese torito desconcertante, desparejo por momentos, apático, abúlico, con un par de figuras apagadas y un técnico inteligente, que necesita de un torero que lo tenga a raya y que a la postre termine venciéndolo.
No tenemos nada que perder en esta temporada, los objetivos se cumplieron. Pero la faena todavía continúa y en el ruedo nos espera un toro que busca un torero, que de seguro se encuentra en el plantel de un Barracas Central que sueña con subir un escalón más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada