domingo, 15 de agosto de 2010

NUESTRA CANCHA, NUESTRA ENEMIGA


Parafraseando a Montaner puedo decir que ¨soy feliz¨ . Soy feliz porque veo a mi querido Barracas Central en la ¨B ¨, teniendo un protagonismo y una jerarquía que jamás había visto; lo soy porque observo a mi club crecer día a día, porque el esfuerzo de Chiqui y sus hombres se está plasmando en una nueva platea que se eleva imponente, un campo de juego que pese a los embates del invierno está impecable y todas las cosas nuevas que percibo cada vez que visito Olavaria y Luna. Estoy contento por Kopriva y por su proyecto y la idea de formar un equipo competitivo que se está amoldando a la nueva categoría, que no ha ligado mucho por cierto, pero que intenta no perder el rumbo.
Por la cuarta fecha de la ¨B¨ metropolitana jugamos de local contra Colegiales y empatamos 0 a 0 y creo que luego de cuatro partidos disputados estoy en condiciones de hacer un breve balance de la perfomance del equipo, que todavía no logra sumar de a tres y se complica mucho jugando de local.
Definiciones que se me vienen a la mente luego del frió empate del sábado:
- Si bien faltan 38 fechas para el final, la tendencia no es buena, un punto sobre seis de local y dos goles en cuatro partidos, uno de penal, no es buena señal.
- Si no se aprovecha nuestra localía tendremos problemas para mantener la categoría, pues a pesar de los buenos empates cosechados de visitante, afuera eres realmente visitante.
- Nuestra cancha es chica y las defensas rivales son sólidas y cometen pocos errores, siendo difícil vulnerarlas. Se va a transformar en esta temporada en un rival más a vencer, en nuestra enemiga.
- Armamos un equipo largo y ancho, sin volumen de juego y dos puntas que juegan a lo mismo, chupados por la marca y alejados del resto de sus compañeros y del gol.
- Nuestros volantes lateralizan, no son verticales y no convierten
- Arce es equilibrio y Fariña confusión y raspa más de lo recomendado. Ciaverelli rinde por derecha; por izquierda es intrascendente. Ayuda al lateral Fernández que suele perder las marcas.
- En la categoría no hay equipos superiores a nosotros; demasiado nombres y hombres y nada de fútbol. Con ser simples es suficiente, no le busquemos la vuelta.
- En el partido hubo dos penales a nuestro favor y el árbitro se hizo el ¨ciego¨y no los cobró.
- No pateamos de media distancia, no triangulamos, ni cortinamos, ni fabricamos infracciones en puerta de área. Armamos un equipo para desbordar y tirar centros.
- Rubira es vértigo, pero mete, Pablo voluntad, solidez en Anaud y Bojanich. El arquero bien.
- Para insertar a Cáceres Silva, el técnico desarmó un medio que había funcionado bien el Lomas.
- Colegiales nos atacó más de la cuenta, adelantó el equipo y no tuvimos reacción y recursos, especialmente en el primer tiempo.
- No sabemos definir las pocas que tenemos en el arco contrario, nos embarullamos.
Barracas empató con los de Munro y es solo un resultado, una anécdota. Desde luego que quiero ganar todo, pero nada de lo que ocurra este año me va a quitar la sonrisa. Soy feliz por estar en la ¨B¨, aunque no juguemos bien ni se den los resultados. ¨Soy feliz, porque la vida en Barracas es una fiesta¨.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada