lunes, 9 de agosto de 2010

TRAS EL SILLON DEL JEFE


En el fútbol todo pasa y seguro que Don Julio también lo hará, a pesar de sostenerse durante años como el hombre fuerte de este popular deporte.
Aunque no se considere, el poder del ¨manda más¨ de AFA se está debilitando a pesar del apoyo implícito de muchos dirigentes del ascenso y de los clubes chicos. Desde la ruptura con T y C y con el grupo Clarín, la influencia del ferretero de Sarandí sobre la problemática futbolera argentina no tiene la misma ejecutividad que en otras épocas.
Los inconvenientes le surgen por doquier (selección, argentino A, etc) y las soluciones tardan en llegar. Sus declaraciones denotan hartazgos, violencia, intolerancia, cansancio y cierta impotencia. Si bien todavía continúa sostenido por sus hijos, los incondicionales y condicionales aliados y por los mencionados delfines del ascenso, la cuenta regresiva de su gestión como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino ha dado comienzo, ya sea por una cuestión puramente natural como así también política.
Se va terminando la era Grondoniana y al mismo tiempo se van tejiendo nombres para ocupar su codiciado sillón.
Si bien no se conoce su sucesor natural, ni se ha escuchado de su boca nada al respecto, en los últimos años la danza de nombres ha involucrado personajes como Gamez, Aguilar, la brujita Verón, Passarela, Bilardo, Comparada y otros actores que surgieron del imaginario popular, sin un consenso y sin el demasiado peso que una postulación de este tipo debe tener, ya sea por temor a represalias o por el bajo perfil de aquel que espera la oportunidad para dar el ¨sorpasso¨ en el momento justo.
Al listado que la ¨gilada¨ confecciona hay que sumarle a dos candidatos de peso, que casi seguro esperan sentarse algún día en el sillón del jefe.
Me refiero al ¨pope¨de los medios, Daniel Vila, que a su vez es el presidente de Independiente Rivadavia de Mendoza y al flamante ¨vice¨ de Quilmes, el cuestionado Aníbal Fernández. Para ser presidente de AFA hay que ser dirigentes y ellos lo son.
No quiero dejar de lado a José Luis Meiszner, hombre de confianza de Grondona y con gran influencia en la calle Viamonte y al ¨presi¨de Argentinos Juniors, don Luis Segura.
Quien más se quiere anotar…?. La lista está abierta al igual que la ambición. Varían los objetivos, intereses e intenciones, pero una sola cosa une a los que están y a los que van a venir y es el deseo de poder.
Que Dios nos libre y nos guarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada