lunes, 2 de mayo de 2011

SIN BICHO NO HAY RONCHA


Se cortó la racha de dos partidos seguidos con derrota. Ganamos bien frente a un rival duro como Brown de Adrogué que se encontraba a cinco puntos arriba nuestro. Y todo triunfo da tranquilidad, especialmente cuando debemos enfrentar el próximo fin de semana a Atlanta por TV, en su cancha, en lo que se supone será el partido de la vuelta olímpica, el de la fiesta por el ascenso, al que debemos impedir.
Porqué se ganó…?, simple; actitud, pelota al piso, juego en equipo y solidario, cambio de ritmo, pateamos al arco como nunca y convertimos tres goles de media y larga distancia. Que tal…?. Si bien note en los primeros minutos a la defensa con un cierto desequilibrio, con el correr de tiempo se tomaron las marcas y se cortaron los circuitos ofensivos de un muy peligroso equipo, que parecía más atacando que defendiendo.
Vi a un medio combativo que se cargó de amarillas muy prematuramente, con un Cáceres Silva errático en los pases, pero con mucha dinámica, ocupando espacios por todo el frente medio. Matos activo arrastrando marcas y pivoteando, tuvo en González una muy buena compañía y aunque no convirtieron, abrieron el camino para la conquista, inquietando a una defensa visitante que no podía tomar las marcas, pues ambos bajaban y subían, se cerraban y se abrían a las puntas con mucha dinámica y protagonismo.
González, a mi modo de ver, es una pieza importante que bajo ningún concepto puede quedar recluida en el banco. Me gustó el trabajo de Almada Flores, sacrificado carrilero que iba y venía, que marcaba y se desmarcaba en ofensiva por la banda desequilibrando permanentemente.
No jugó el Bicho Maraschi y Barracas quedó liberado de cierta dependencia del ex Alte Brown, quien en cada partido tomaba un protagonismo poco trascendente, con acciones individuales que debilitaban los ataques.
Ganamos bien y estamos expectantes en procura de una buena ubicación en el reducido. Las rachas se cortan porque si y también porque se cambia a tiempo. Me gustó el equipo, me restituyó la confianza, me alegré con sus goles, pero fundamentalmente con su juego generoso, práctico y participativo. Somos un equipo y hoy lo demostramos; pudimos convertir algún tanto más. Volvimos a jugar al futbol y no es poca cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada