viernes, 30 de julio de 2010

EL FLANCO DEBIL DE LOS CLUBES


Las entidades de fútbol se agrandan o se empequeñecen según los aciertos y los errores tanto de dirigentes, jugadores y cuerpo técnico. Pero las luces y las sombras a veces no recaen en forma explícita en los mencionados actores.
Un club es una familia y como en toda familia hay héroes y villanos. El bien y el mal conviven en torno a una pelota de fútbol. El error de cálculo, la apatía, la inacción, el individualismo, la mala intención, la negligencia, la corrupción, la vulgaridad, el abuso del anonimato para arrojar la piedra y esconder la mano, la mala leche y el rigor crítico hacia quien trabaja, son síntomas de que en casa hay algo que no anda bien.
Como un club es una familia, la hinchada y sus simpatizantes también forman parte de ella y les cabe las generales de la ley.
Barracas Central no es la excepción; su historia está plagada de aciertos y errores, con protagonistas y viles personajes que nos marcaron el camino a lo largo de 106 años. Su gloriosa hinchada también tiene lunares y éstos lo forman tipos que escondidos detrás de lo ignoto, insultan gratuitamente de forma vulgar y cobarde a sus mismos hermanos de pasión.
Pasa en todos los equipos y con todas las hinchadas; obscenidades y ataques a propios y extraños, ya sea en Blogs, Chats y en cualquier plataforma digital. Embates de hecho, cuerpo a cuerpo, en disputas personales, grupales o barriales.
Lo dicho ocurre también en este blog y en su libro de visitas, con improperios hacia mi persona y además dirigidos a individuos como el fotógrafo Mussupapa, tildándonos de mufas o de H..de P.. Agravios hechos por tipos que seguramente conozco y es probable que me saluden en la cancha y a los que sin haberles hecho nada en forma puntual, arremeten con sus ataques, escudados en su Nick, de forma arbitraria y soez, por el simple hecho de tener opiniones distintas.
Esto es un ejemplo de lo que es el flanco débil de mi club; tema que hace que una institución insigne como Barracas Central muchas veces duerma con el enemigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada