jueves, 20 de mayo de 2010

BRASIL, GENIOS O MAKUMBEROS


La eliminación de Estudiantes de la Copa Libertadores en manos de los brasileros nos pone nuevamente en dos escenarios; el eterno dilema entre el tiqui tiqui y el fútbol especulativo y resultadista por un lado y por el otro, la rivalidad con Brasil en todos los contextos que el fútbol nos nuclea. Deseo dejar el primer foco de conflicto para otro post y me quiero quedar con el tan complicado y dificultoso tema del antagonismo futbolero con nuestros vecinos penta campeones del mundo.
Personalmente me cuesta resignarme a reconocer cierta superioridad deportiva en general y futbolística en particular de ellos para con nosotros. No siempre lo de afuera resulta ser mejor que nuestra propuesta; tal vez la actitud, el amor propio, cierta petulancia y orgullo pueda suplir la técnica que ellos ostentan. Pero Brasil gana casi todo lo que juega, en cambio la Argentina pelea casi todo lo que disputa.
He descubierto con el tiempo y en todos los deportes, que los argentinos tenemos miedo a la derrota y lo que es más grave, no sabemos ganar. Ellos no tiene ese problema y viven con una sonrisa cada encuentro como si nada le importara.
Pero no todo lo que brilla es oro y con los años uno va descubriendo perlas negras que destiñen su majestuosa e inmaculada realidad.
El fútbol brasilero carece de garra y lo sostiene básicamente en condición de visitante tornándole muy dificultoso la obtención de resultados. Son mañeros, alarmistas y simuladores; tiene el gran defecto de no ser dignos en la victoria, bardeando y gastando a sus vencidos, además son violentos cuando les escondés la pelota. Una curiosa dosis de suerte siempre los acompaña, fundamentalmente en definiciones in extremis, ya sea por errores garrafales de adversarios, goles en contra, pelotas que besan maderos o jugadas viciadas de nulidad frente a árbitros que no se dieron por aludidos. Cada club en Brasil tiene su brujo y el esoterismo es un jugador más dentro de la cancha, aunque mucho de ustedes les resulte un disparate y para los periodistas deportivos no sea un tema de debate.
Son receptores de ayudas institucionales de Conmebol y FIFA, contando con tipos como Teixeira, una suerte de Grondona brasilero, con muchísimo más poder que el ¨ferretero¨ de Sarandí. Siempre que tengan un partido chivo aparece dirigiendo el colombiano Ruiz, que casualidad...!!!, hasta dirige partidos entre equipos brasileros, una suerte de amigo de la casa.
Brasil reporta jugadores a todo el planeta, de la misma manera que nosotros y tan talentosos como los nuestros, pero con un detalle que se refiere a las condiciones de las ventas; sus hombres siempre cuestan más que los de aquí.
A vísperas de un mundial que nos mantiene pesimistas, Brasil siempre es el gran candidato, el rival a vencer, los eternos adversarios. Nuestra esperanza se proyecta a la blanquiceleste como primer objetivo, siendo la eliminación del Scratch de Sudáfrica, el lápiz que nos dibujará una sonrisa de consuelo en caso que la Argentina quede afuera antes de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada